“Wonder Woman. Sangre”, de Brian Azzarello

¡¡Suscríbete y entérate de los nuevos libros del año!!
Introduce tu email


wonder_woman_sangre-195x300

Todo el mundo sabe (no, es mentira, todo el mundo no lo sabe) que los tres pilares básicos, la santa trinidad de DC son Batman, Superman y Wonder Woman. De hecho, incluso tienen un tochazo en tres volúmenes con ese nombre, Trinidad.

Creo que no me equivoco si digo que los más conocidos son Batman y el boy scout (nunca acabará de gustarme Superman aunque reconozco que algún cómic no está mal) y que en nuestro país Wonder Woman ha tenido menos importancia (esa es al menos mi impresión). Tal vez tenga menos tirón o el hecho de que, hasta ahora, no haya tenido traslación a la gran pantalla hayan influido en ello, no lo sé, no soy analista…

El caso es que a mí nunca me había llamado la atención este personaje y hasta la fecha solo había leído Hiketeia, y solo porque fui atraído por la poderosa portada en la que se ve una bota (la de WW) pisando la cabeza de Batman. La historia fue buena y me dejó no solo un buen sabor sino también un pósit mental para el momento en el que saliera un reboot u otro contar los orígenes de la amazona.

Pues bien, el momento ha llegado. Arrastro el pósit mental al icono de la papelera y me adentro en Wonder Woman: Sangre.

Es una suerte que me encante la mitología ya que debido a los orígenes mitológicos de Wonder Woman  (también conocida como Diana Prince o, la princesa de Themyscira, o la princesa de las amazonas…) la trama que nos ocupa abunda en personajes de los mitos griegos.

¿Y qué tenemos en este cómic? Pues, en el fondo, una tragedia griega. Zeus se ha largado del Olimpo y su mujer (y hermana, estos griegos…) quiere el trono. Además, Zeus siempre ha sido un pichabrava, y en consecuencia Hera siempre está de malhumor debido a una larga lista de infidelidades de su marido… Además, vengativa es poco para definir el carácter de Hera (no olvidemos que intentó matar a Hércules cuando era un bebé, enviando dos serpientes para matarlo…) Así que cuando esta se entera de que la mortal Zola lleva en su vientre un hijo Zeus el cabreo que coge es monumental y se propone acabar con ella. Hermes lo evita y la conduce hasta Wonder Woman, que tendrá que proteger a la humana de los peligros que vayan apareciendo.

Además también tienen especial protagonismo, y alguno un curiosísimo diseño, Hades, (muy “raro” su aspecto), Poseidón (sin palabras, muy currado), Apolo, Ares, Discordia… y alguno de estos también ambiciona el trono…

El argumento, como todo buen mito, es muy atractivo y en él también se nos cuenta la historia del “verdadero” origen del nacimiento de Wonder Woman (verdadero para esta etapa, claro, hasta que otro guionista le dé otro en sagas venideras). Una trama muy bien desarrollada; un dibujo elegante, limpio y claro, con unos diseños de personajes, tengo que insistir, rompedores, potentes y acertadísimos; diálogos contundentes y en definitiva un excelente cómic es lo que podemos encontrar en Wonder Woman: Sangre.

Se lee con facilidad y avidez, si bien es cierto que aconsejaría tener cerca Google mientras se lee este cómic (yo mismo descubrí gracias a este cómic que a Hera se la representaba con el pavo real. Para que veáis si se aprende o no…) para captar bien todos los matices de los personajes y disfrutar mucho más de la lectura.

Un primer número ideal para quienes quieran adentrarse en el universo de la amazona, en un tiempo en el que, preveo, comenzarán a llenarse las librerías con reediciones y nuevas aventuras de la mujer maravilla.

 

Descargar