Tagged: Literatura negra y policíaca

0

Cuentas pendientes, de Susana Hernández

cuentas-pendientes-188x300Que la mujer tiene cada vez más relevancia en el panorama de la novela negra española no es decir nada nuevo. Casos como los de Rosa Ribas o Dolores Redondo no hacen más que confirmar que este género no es exclusivo del género masculino pese a que durante décadas haya sido casi territorio vedado para muchas. Y otra de las mujeres que cada vez suena con más fuerza es Susana Hernández (no confundir con nuestra querida compañera Susana, con la que comparte apellido), que con la serie de novelas policíacas protagonizadas por Rebeca Santana y Miriam Vázquez está consiguiendo cada vez más adeptos entre blogueros y periodistas especializados.

0

Cualquier otro día, de Dennis Lehane

cualquier-otro-dia-193x300Aunque mi relación con Dennis Lehane es reciente –apenas se remonta a la lectura de La entrega y de esta novela–, de él, y de su estilo narrativo, voy aprendiendo algunas cosas. Por ejemplo, que se le da excepcionalmente bien construir algunos diálogos, crear a sus personajes y moverse entre esas calles abandonadas a su propia ley de violencia y corrupción. También sé que se recrea con gusto, y con acierto por qué no, entre los barrios obreros de su Boston natal. Que es capaz de hacerte oler la sangre que se mezcla con sus textos. O que sus novelas tienen cierto acento irlandés.

0

La piedra lunar, de Wilkie Collins

la-piedra-lunar-194x300

Considerada por algunos, léase T.S. Eliot, como la primera y “la mejor novela de detectives de la literatura inglesa”, La piedra lunar cuenta la historia de un valiosísimo diamante amarillo, custodiado por tres brahmanes en un santuario hindú, sobre el que pesa una maldición. La joya, robada tiempo atrás, es legada en herencia a la joven Raquel Verinder por el día de su cumpleaños, fecha en la que habrá de volver a desaparecer, después de una cena repleta de invitados, todos ellos, junto al servicio de la casa, presuntos sospechosos.

Escrita bajo los efectos del opio, consumido en principio con fines terapéuticos, Wilkie Collins, que llegaría a experimentar ilusiones paranoicas bajo dicha influencia, nos relata además las consecuencias del consumo del láudano en su novela, de la que más tarde confesaría haber escrito partes que ni si quiera recordaba.

0

PSICARIO, de Míchel Suñén

imagesTítulo: Psicario
Autor: Míchel Suñén
Editorial: Pámies
Páginas: 416
ISBN: 9788416331079

Dicen que las bicicletas son para el verano, también determinados libros lo son, porque son libros frescos, ágiles, entretenidos pero no carentes de profundidad, así que si están buscando un buen libro que les acompañe a la playa o la piscina, o incluso que les acompañe en el sofá que hay en ese salón en el que ya han bajado de buena mañana las persianas para mantenerlo fresquito, Psicario puede hacerle pasar esas horas de los más entretenidas.

Para quienes ya han leído algunos de los libros de Míchel Suñén, podrán entrever al autor en la estructura de la historia, en la forma de terminar cada uno de los capítulos, esas frases tan suyas, tan redondas y contundentes. Y los temas, que suelen ser la vida misma, bueno, es cierto que en Diva o muerta, pudiera parecer que no, pero ya saben que yo siempre digo que la realidad supera, y con mucho, cualquier ficción, así que, como les decía, los temas son siempre de rabiosa actualidad, porque la vida siempre es actualidad.

0

El gusano de seda, de Robert Galbraith

el-gusano-de-seda-198x300A Robert Galbraith algunos ya lo conoceréis por su anterior novela, El canto del cuco. Aunque es probable que os suene más por la persona que se esconde detrás de su pseudónimo. A estas alturas ya no resulta ningún misterio de que se trata de la célebre escritora J. W. Rowling. Baste un vistazo rápido a internet, o abrir la portada del libro, para averiguar su verdadera identidad. De la creadora de Harry Potter, personalmente, conozco más bien poco. Algún fragmento de alguna película y poco más. Tampoco de su primera publicación como Galbraith. No es necesario. Esta novela, aunque continuación, funciona de forma independiente con respecto a aquella. Lo que viene bien para lectores despistados como una servidora, pero que resultará algo repetitivo en aquellos pasajes referentes a El Canto del cuco.

0

El ermitaño, de Thomas Rydahl

el-ermitaño-175x300Pasan los años y la novela negra nórdica sigue en lo más alto del escalafón literario. Mucho ha llovido ya desde el boom que supuso la Trilogía Millenium del siempre recordado Stieg Larsson, y las tierras del norte de Europa siguen sacando autores y obras de nivel, como si de una cantera de talentos inagotable se tratara.

Hoy toca reseñar la novela de un debutante (¡y vaya debut!), Thomas Rydahl, joven escritor danés cuya ópera prima El ermitaño se ha alzado ya con varios premios de renombre. Gracias a un acto con la editorial Destino, hace un mes pudimos conocer a Thomas, un escritor cercano que nos llamó la atención sobre todo por una cosa, la gran seguridad que tenía en sí mismo y en su obra. La confianza en uno mismo siempre ofrece buenos resultados, y sin duda El ermitaño, pese a ser su primera novela, atesora una calidad altísima.

0

El secreto de las abejas. Un caso del Cabo Holmes, de Carlos Laredo

el_secreto_de_las_abejasHolmes vuelve, y no es algo que sus incondicionales podamos decir a la ligera, como si fuera otra cosa que una gran noticia. Porque lo es. El cabo José Souto ocupa en nuestras vidas un espacio mayor que el que ocupa en nuestras bibliotecas, es uno de esos personajes del que uno siempre quiere tener noticias, nuevos casos, nuevas experiencias compartidas. Pero ocurre que aunque los libros son fundamentalmente aquellos que el lector lee, también son los que el escritor escribe y Carlos Laredo no es un autor de novela negra al uso, como tampoco lo es su protagonista, de forma que es comprensible que haya decidido en El secreto de la abejas darle una vuelta de tuerca, o tal vez incluso dos, con el riesgo que eso siempre conlleva cuando se trata de un personaje que los lectores hacemos tan nuestro. Pues bien, por ser conciso debo decir que prueba superada. La mayor parte de las virtudes de las anteriores entregas sigue ahí, hay un cambio en la estructura que no voy a desvelar porque mantiene cierta tensión hasta el final, y un sutil cambio en el propio personaje que, en mi opinión, digamos que lo humaniza y le proporciona un mayor recorrido. ¿Y cómo lo humaniza?, se preguntarán, pues había pensado decir que le daba un punto falible, pero no habría sido correcto, lo que le aporta es un puntito canalla, lo que era un riesgo considerable, pero mentiría si dijera otra cosa que le viene bien.

0

La mirada de los ángeles, de Camilla Läckberg

la-mirada-de-los-angeles-195x300Un profesor que tuve una vez solía decir que la mejor película de Spielberg es Tiburón, y juzgaba que La lista de Schindler era una inanidad (claro que él usaba una palabra mucho más áspera). ¿Por qué? Pues porque, según él -y es una tesis con la que estoy fervorosamente de acuerdo-, cuando mejor hace uno las cosas es cuando no sabe que las está haciendo bien, como según él le pasó a Spielberg mientras hacía Tiburón y no mientras hacía La lista de Schindler.

Mucho de eso es aplicable a Camilla Läckberg, escritora que, bien seguro, cuando estaba redactando su La princesa de hielo, no sospechaba que se fuera a convertir en un megaéxito editorial en toda Europa. Simplemente, ella se limitaba a escribir una historia que quería contar, de la forma en que quería contarla: con personajes entrañables, en un pueblo pequeño y apacible de Suecia, con una escritora un poco alter ego de ella misma metiéndose en líos y resolviendo misterios, flashbacks a tutiplén, etc. Hizo lo que sabía hacer con la inocencia de quien no tiene altas expectativas ni espera convertirse en autor superventas. Y le salió bien por partida doble.

0

Mercado de invierno, de Philip Kerr

mercado-de-invierno-199x300Que haya hecho dos reseñas sobre libros de fútbol en poco tiempo (esta y la de El regate, de Sergio Rodrigues) no quiere decir que yo sea precisamente un entusiasta de las novelas en las que rueda el balón. Tiene algo más que ver con el hecho de que cada vez hay más novelistas que se internan en el mundo del fútbol buscando intrigas con las que vertebrar sus ficciones. Y sobre todo el escuadrón de los negro-criminales. No nos engañemos, a la novela negra todo lo que huela a mafia, corrupción y dinero que cambia de manos continuamente le suena de maravilla para introducir sus cadáveres y sus inspectores ficticios. Más allá de algún clásico, como El delantero centro fue asesinado al atardecer,  de Vázquez Montalbán, en los últimos meses nos han llegado Las cuatro torres, de Leandro Pérez, La pena máxima, de Santiago Roncagliolo y algunos otros títulos como este Mercado de invierno en el que vemos a uno de los más grandes del género, Philip Kerr, saltar al campo.

0

El secreto de Vesalio, de Jordi Llobregat

el-secreto-de-vesalio-170x300La relación entre un lector y un libro tiene muchos parecidos con una relación amorosa. Las hay tortuosas, satisfactorias, sencillas… y también hay situaciones que propician el enamoramiento instantáneo con un libro. La mía fue la siguiente. Me disponía a realizar mi primer viaje transoceánico en avión y yo, que sufro del mayor de los insomnios cuando de viajar en cualquier medio de transporte se trata, acudí a tan insigne cita con un buen arsenal de libros en la mochila. Uno de ellos era El secreto de Vesalio, una novela tan bien escrita que fue capaz de convertir un pesado trayecto en un feliz viaje atrapado a una historia mientras veía como los que me rodeaban se ponían antifaces, cascos y almohadas para hacer el viaje lo más llevadero posible.