Tagged: Libros de Literatura extranjera

0

“Los guardianes del Louvre”, de Jiro Taniguchi

los-guardianes-del-louvre-205x300Recuerdo que una vez, de pequeño, en una de las frecuentes veces en las que caía enfermo, llegué a tener tanta fiebre que me levanté de la cama porque empecé a delirar y a ver algo… No me invento nada. Estuve un buen rato dando vueltas alrededor de la cama porque me seguía una cosa verde pero transparente. Era como el fantasma glotón de  Cazafantasmas (y la película llegaría unos años después. Sí, sé lo que estáis pensando: soy un visionario…), pero sin cara ni brazos y solo hacía eso, seguirme. No volví a ver esa cosa nunca más, pero para mí –y por lo visto, sólo para mí– fue una visión clara, tan clara que todavía me acuerdo.

0

Diez noches de sueños, de Natsume Soseki

Diez-Noches-De-Sueños-212x300Título: Diez noches de sueños
Autor: Natsume Soseki
Editorial: Chidori Books
Traducción: Judith Zamora Lablanca

Muchas veces comentamos como llegan los libros hasta nosotros, las más de las veces de las formas más curiosas; y que sí, que hay empresas que gastan millones en publicidad, y luego resulta que una amiga te habla de un curioso libro de un autor japonés nacido en 1867, y le notas por la forma de hablar que se ha quedado prendada del autor y del libro, y tú dices, pues lo quiero pero ya, porque de ser tan interesante me gustaría compartirlo con los lectores de LibrosyLiteratura.es

Y así ha sido como he descubierto Diez noches de sueños, este librito encantador que la Editorial Chidori Books distribuye en formato electrónico.

0

La muñeca de Kokoschka, de Afonso Cruz

la-muñeca-de-kokoschka

Los pájaros estaban mudos. Todos callados en sus jaulas.
̶ Los pájaros están estropeados  ̶  dijo Bonifaz Vogel.
̶ No se puede cantar cuando el mundo está deshecho en cenizas  ̶  dijo la voz. Nadie querrá comprar pájaros que cantan en silencio.
̶  Tiene toda la razón, señor Vogel, pero ¿qué podemos hacer?
̶  Yo sé algunas canciones. Es preciso enseñar a cantar a los pájaros de nuevo.

Eso dice Bonifaz Vogel, uno de los personajes de La muñeca de Kokoschka y sospecho que eso hace Afonso Cruz. Enseñar a los pájaros a cantar de nuevo en un mundo en el que el ruido de las bombas, el ruido en general, no los ha dejado afónicos, pero sí sin música. Y esta novela es toda una partitura frente a la barbarie que reconforta mucho tararear.

0

El buen relato, de J.M. Coetzee y Arabella Kurtz

el-buen-relato

Título: El buen relato. Conversaciones sobre la verdad, la ficción y la terapia psicoanalítica
Autores: J.M. Coetzee y Arabella Kurtz
Editorial: Literatura Random House
Páginas: 182
ISBN: 978843973054

Si estoy caminando a tu lado
Si conversamos
Si compartimos lecturas
Y vida
Sin duda
Soy un poquito reflejo de ti.
Eso quiere decir que mi yo
No es completo sin tu mirada
Y si tú no me piensas
Yo no existo
¿O sí?

Ya veis, esto es lo primero que me ha salido al intentar reseñar este libro, y es que reseñar a Coetzee siempre es un reto. No es un autor de masas, y es fácil que yo reseñe este libro con una gran pasión, porque realmente lo he disfrutado mucho, y que a otro lector no le diga demasiado, incluso le cause tedio o lo abandone.

Eso pasó tras aquella lectura y reseña de “Elisabet Costello” que con tanto cariño recuerdo.

0

El todopoderoso Shikaku, de Naoko Tanigawa

El-todopoderoso-Shikaku-214x300El tema del papel del dinero en las sociedades modernas no es nuevo, el de las formas de digerir las tragedias tampoco, pero créanme si les digo que El todopoderoso Shikaku es probablemente la aproximación más original a estos temas que recuerdo. El método de aproximación que utiliza Naoko Tanigawa tampoco es novedoso, pero el resultado es tan redondo y tan sorprendente que realmente lo parece. Lo que hace la autora para reflexionar sobre el papel del dinero es hacer literal la recurrente metáfora de considerarlo un Dios. Y lo convierte en un Dios, con sus templos, los cajeros automáticos, sus ritos, la purificación de los billetes, sus formas de comunicarse con los fieles, a través de una web, y su propia imaginería, los amuletos en blanco y los oráculos. Y sus milagros, claro. Esta forma de mirar, por otro lado muy española: es una especie de esperpento contenido, puede parecer un espejo deformante, pero funciona muy bien. La duda sobre si se trata de un culto o una estafa, algo por otro lado inherente a cualquier creencia de nuevo cuño, ayuda a mantener la historia pegada a la realidad, pero la reflexión del segundo plano de lectura vuela libre y alto. Y no porque El todopoderoso Shikaku busque proporcionar respuestas, no es en absoluto una historia de moralejas, sino porque está francamente bien escrita.

0

Stalker – Pícnic extraterrestre, de Arkadi y Borís Strugatski

La acción de Stalker se desarrolla en Harmont, un pueblo norteamericano cerca de una de las Zonas que, como el resto, está controlada por el gobierno y cerrada a cal y canto. El protagonista principal, Redrick, “Red” Schuhart, es un “stalker”, uno de los contrabandistas que se dedican a penetrar furtivamente en las Zonas para extraer de ellas objetos que revender en el mercado negro. Son auténticos especialistas, y los que sobreviven cierto tiempo son solamente los mejores, porque la Zona reserva para quien la visita sorpresas que pueden hacer que no se regrese con vida a la parte segura de Harmont. Sin embargo, Schuhart y los otros continúan internándose a lo largo de años porque no es solamente el ansia de obtener alguno de los objetos más valiosos lo que lleva a los stalkers a sus incursiones, es también la necesidad de enfrentarse a lo desconocido, para ellos su única forma de vida.

La obra está dividida en cuatro secciones, que corresponden con cuatro momentos diferentes en el tiempo, porque no sigue un orden cronológico estricto. Esta es una de las particularidades que hacen de

0

Gokumon-to, la isla de las puertas del infierno, de Seishi Yokomizo

gokumon-to-201x300Entonces, estábamos de acuerdo en que hay dos grandes tipos de infierno, dos niveles inferiores a todo lo infernal, dos círculos dantescos que el genial poeta de Florencia dejó en el tintero -acaso porque sabía que no hacía falta escribir sobre ellos, puesto que quien más, quien menos, está condenado a sufrirlos en vida-: el infierno que son los otros y el infierno de los pueblos pequeños.

Ahora, imagínense una novela que aúne los dos. Escalofriante, ¿verdad?

Pues esa novela bien podría ser ésta: Gokumon-to, subtitulada La isla de las puertas del infierno. Y no es casualidad que sea una novela japonesa. Puesto que -y en esto también podemos estar libremente conformes- la cultura japonesa tiene un enfoque muy particular de la violencia. Es un enfoque que parte de una sensibilidad estética también peculiar, y que occidente ha probado sólo recientemente, al menos en sus expresiones más populares o dirigidas al gran público. Se trata de captar o retratar cierto tipo de belleza -una belleza muy sensual o sensorial- en las manifestaciones de violencia. Puede ser algo que nos cueste aún entender, pero es así y buena prueba de ello son películas como Ringu u Odishon, o mismamente la dilogía de Kill Bill.

0

De qué hablo cuando hablo de correr, de Haruki Murakami

de-que-hablo-cuando-hablo-de-correr-196x300

El running sigue estando de moda, y no hay más que salir a la calle a cualquier hora para comprobarlo. Y que un autor de la talla de Haruki Murakami hable de correr no significa que se haya subido al carro ahora que a todo el mundo le da por ello; sorprende descubrir que el autor nipón lleva contagiado por esta fiebre más de 30 años. Porque lejos de cumplir con la estética lúgubre, solitaria y cargada de vicios de muchos escritores, Murakami en De qué hablo cuando hablo de correr se presenta como una persona sencilla, con una rutina de trabajo y deporte muy estricta.

De primeras, una vez leído el libro, cuesta encuadrarle dentro de una temática en particular. Parece un simple ensayo sobre el deporte y la vida, incluso un libro de autoayuda para aquellos que quieran iniciarse en la materia. Para mí, hablar de correr es el tema transversal que permite a Murakami hacer una pequeña biografía centrada en sus inicios como escritor. Por eso es interesante descubrir que uno de los eternos candidatos al Nobel de Literatura regentaba un bar de jazz en Tokio hasta los 30 años, edad en la que decidió entregarse totalmente a su gran pasión, a literatura.

0

De Abiyán a Túnez,de Mariama Ndoye

Ficha técnica – De Abiyán a Túnez ISBN: 978-84-941711-6-1 Formato: ePUB Idiomas: del original: francés (Senegal) de esta edición: castellano Publicado el 27/09/2015 PVP: 6,00 € Autor: Mariama Ndoye Traductora: Mar i Cel Perera Valls Cita: Desde Abiyán hasta Túnez, pasando por Dakar o París, a merced de las peregrinaciones de una familia africana diplomática, los marcos de la vida se atropellan y chocan entre sí en mi espíritu, rebosantes de mensajes diversos. Descripción: La guerra estalla en Costa de Marfil en 2002 y la sede del Banco Africano de Desarrollo se traslada temporalmente de Abiyán a Túnez. La familia Mbengue llega a su nuevo destino, una ciudad de clima más riguroso de lo esperado, en la que se evidencian las diferencias culturales entre africanos del Magreb y del sur del Sáhara y se respira cierta hostilidad hacia el recién llegado. Un nuevo entorno que da alas para indagar las costumbres tunecinas y, a la vez, hacer un alto y recordar los años pasados en Senegal y Costa de Marfil. Historia de vida en la que se entremezclan recuerdos personales y reflexiones sobre la sociedad africana y la naturaleza humana. Diario de viaje, recetario de cocina, diálogo interior, paseo musical narrado desde la melancolía, el humor, el dolor y el amor. Un libro homenaje al fiel Billy, que acompañó a la autora en sus peregrinaciones y a cuya familia dedicó sus mejores años.

De mis escasas experiencias con la literatura africana he sacado una impresión que muy probablemente no se pueda generalizar (es una de las enseñanzas de este libro: la inabarcable diversidad de un continente inclasificable) pero con la que simpatizo mucho: una forma de escribir como quien pasea sin rumbo fijo, un plácido deambular por recuerdos, reflexiones, impresiones o lugares que me recuerda, si me permiten la comparación un tanto frívola, a mis erráticos paseos en busca de setas, caminatas en los que disfruto del paseo, del aire libre, de la posibilidad de echar la mente a volar y en los que, bueno, de vez en cuando encuentro alguna seta que otra. O no. El supuesto objetivo, las setas, no es más que una excusa para el paseo y algo así es esta novela, sólo que Mariam Ndoye las encuentra a cada paso. Caminar tropezando a cada paso con la x del mapa del tesoro es gratificante, sí, pero no necesariamente cómodo. De Abiyán a Túnez he encontrado infinidad de pasajes evocadores, hermosos, interesantes, en fin, de todo un poco, pero me ha costado seguir el hilo, si es que lo hay. Existe formalmente, entiéndase bien lo que quiero decir, la historia navega por los recuerdos de una diplomática del Banco Africano de Inversiones que trasladó su sede de Costa de Marfil a Túnez y por el camino nos regala además recuerdos de su infancia, de su estancia en Francia, de su vida al fin y al cabo, pero desde el punto de vista narrativo los cambios de tema y estilo hacen que uno corra el riesgo de perderse porque los senderos que salen del camino principal a menudo son tan atractivos que uno quiere caminarlos todos y a veces se desubica.

0

Ítaca, de Constantino Cavafis

itaca-196x300Supongo que comenzar esta reseña diciendo que amo la literatura es contar algo que se da por supuesto. Y aunque para mí la función principal de la literatura es la de entretener, un libro que me divierta y además me haga pensar, es un regalo doble. Un libro divertido, evocador y con unas bellas ilustraciones es un regalo triple, y si además le añades una edición de buena calidad, con tapa dura, papel agradable al tacto e ilustraciones a color, ya estamos hablando de una joya literaria.