Tagged: Cómics y novela gráfica

0

Otoño, de Jon McNaught

otoño-218x300Nunca había pensado en el otoño como un final, hasta que abrí por primera vez la novela gráfica de Jon McNaught. Titulada originalmente como Dockwood, el nombre de una pequeña ciudad al sureste de Inglaterra, Otoño empieza como un final. El del verano. En concreto el de sus rebajas. Un cartel te da la bienvenida a sus viñetas. Conduzcan con cuidado, advierten. Al fondo empieza a amanecer, mientras entre sus páginas solitarias desfilan sus dos historias. Por un lado, la rutina de un chef de cocina que trabaja en una residencia de ancianos. Por el otro, la de un adolescente repartidor de periódicos y aficionado a los videojuegos. Los dos relatos se solapan en medio de las mismas calles, gracias a ese fondo otoñal, de tonos cálidos, donde la naturaleza, en un alegato por la vida, sigue ininterrumpidamente su curso.

0

Los diarios secretos de Guillaume Bianco-1: Las tetas

los-diarios-secretos-de-guillaume-bianco-1-las-tetas-220x300Ay, las tetas, las tetas… Desde que nacemos quedamos obsesionados con ellas durante todas las etapas de nuestra vida, ya seamos niños, niñas, hombres o mujeres y sino, ya se encarga la sociedad de metérnoslas constantemente por todas partes (televisión, publicidad, revistas, catálogos de lencería…) ¿Hay algo mejor? Rotundamente, no. Hay quien prefiere los culos. A esos les digo como a John Nieve: “no sabéis nada”.

También hay quién dice, sobre todo mujeres: “¡Por Dios, son solo tetas. No hay que obsesionarse con ellas!” Qué fácil es decirlo, como vosotras tenéis…

Claro que hay quien tiene una fijación mayor que la media, como es el caso de Guillaume Bianco.

0

“Humor cristiano”, de Alberto González Vázquez

humor-cristiano-219x300-Aaaaaaah….aaaaah…..aaaaaah… ¡Leticiaaaa! Se me ha subido el gemelo.

-¿Pero estabas haciéndote una paja o algo?

-No lo sé.

-¿Pero no lo sabes, o no te acuerdas?

-No me acuerdo… Tráeeeeme un yogur.

Así es, creo recordar, como conocí a Querido Antonio. Con este video colgado en youtube (titulado Homenaje a Cataluña y que os recomiendo vi-va-men-te que veáis) en el que el entonces príncipe Felipe mantenía esa entrañable charla con Leticia.

Después vi otros muchos, me acuerdo especialmente de unos videos que tenían a Amenábar como prota, (tampoco tienen desperdicio, investigad un poco, ¡copón ya!) y, como todo, poco a poco fue cayendo en el olvido, en el mío, claro.

0

Esther y su mundo, de Purita Campos

esther-y-su-mundoA vueltas con los años 80, la única década en la historia de la humanidad cuyo revival está durando más que la propia década. Y es que, como dicen los chicos de Yo fui a EGB, no somos nostálgicos porque no hay nostalgias como las de antes. En fin. Que, si bien es cierto que la nostalgia lleva consigo una buena porción de idealización nada fiel a lo que fue la realidad y a cómo la vivieron sus protagonistas –a lo cual hay que añadir que la infancia y la preadolescencia son para todo el mundo el paraíso que cada hombre está destinado a perder–, también es verdad que los años 80 estuvieron llenos de cosas estupendas, fantásticas, divertidísimas y que llevaban impreso, más que los productos de ninguna otra época de la historia moderna, el sello de una alegría de vivir inocente y vitalista que no se ha repetido más, por lo menos hasta ahora.

0

Ramón y Cajal, una vida al microscopio, de Jordi Bayarri

RAMON-Y-CAJAL-300x179Título: Ramón y Cajal, una vida al microscopio
Autores: Jordi Bayarri y Jesús Huguet
Historiadora: Tayra MC Lanuza
Editorial: Colección Científicos
ISBN: 9788494223785

No es el primer cómic que les acerco de esta colección tan interesante para que los chavales, y los ya no tan chavales, conozcan o se acerquen a las y los científicos más importantes de la historia. Recordemos que en esta colección ya están editados los títulos dedicados a Darwin, Galileo, Newton y Marie Curie, y precisamente de este último les hablé cuando llegó a mis manos, porque como bien saben en aquellos momentos andaba yo muy metida en la figura de tan ilustre científica.

0

“El paraíso perdido de John Milton”, de Pablo Auladell

el-paraiso-perdido-212x300Llevaba mucho tiempo queriendo leer el texto de El paraíso perdido de Milton. Mucho. Tanto que he perdido el libro. Y el caso es que lo empecé, pero leer en verso no es lo mío (salvo excepciones, claro) y lo dejé a las dos páginas.

Sea como sea, lo cierto es que gracias a Sexto Piso ha sido ahora cuando he podido leer el cuento que Milton pergeñó. Aunque no exactamente de la misma manera, sino en formato cómic, que se hace menos pesado y es más mejor.

Pero, ¿qué es El paraíso perdido de John Milton de Pablo Auladell? Pues es la adaptación al noveno arte del poema en versos sin rima que Milton hizo adaptando a su vez uno de los múltiples cuentos e historietas que conforman ese recopilatorio que es La Biblia. Concretamente la caída de Lucifer, el pecado original y la expulsión de Eva y Adán del Paraíso terrenal (de ahí el nombre de la obra).

0

“Misterios de un asesinato”, de Neil Gaiman y P. Craig Russell

misterios-de-un-asesinato-193x300Desde que leí esa obra maestra que es The Sandman, hace ya bastante, intento leer todo lo que puedo de Neil Gaiman (preferiblemente en formato cómic) pero se me había pasado por completo esta pequeña joyita, que no es otra cosa que una adaptación a la viñeta a cargo de P. Craig Russell de uno de los relatos cortos que Gaiman publicó en Humo y espejos.

Gaiman suele abordar temas en los que no se distinguen los límites entre el bien y el mal, lo terrenal y lo divino, el sueño y la realidad… con excelentes resultados y en esta ocasión vuelve a hacerlo, para deleite de todos sus fans, que somos legión.

En Misterios de un asesinato un anciano vagabundo le cuenta a un transeúnte en Los Ángeles, a cambio de un cigarro, la historia de un asesinato. Pero no un asesinato cualquiera, sino el primero de todos. Y no, no el de Caín y Abel. Uno mucho anterior. Uno ocurrido en el paraíso y en el que la víctima es un ángel y el asesino otro. Y es que llevar a cabo La Creación, no fue cosa fácil. Había cientos de ángeles, con sus rangos y jerarquías, y cada uno tenía una función concreta que conocían en cuanto se les era comunicado su nombre. Hasta ese momento permanecían en una especie de hornacina o celda. Y cuando se les necesitaba, Lucifer, el ángel de alas imponentes y plumaje perfecto, con la piel de color bruma marina, pelo rizado y plateado y ojos grises, les buscaba diciéndoles su nombre y misión.

0

Viñetas de vida, de Varios Autores

viñetas-de-vida-224x300Se acercan las últimas semanas del año y no quería dejarlo pasar. Viñetas de vida es uno de esos libros que, de vez en cuando, catalogo como necesarios. Me ocurrió con Siria. La primavera Marchita, y antes con Algodoneros, de James Agee. Los dos, aunque no son los únicos, me vienen a la cabeza ahora por distintos motivos. El primero, huelga decirlo. El segundo porque en él Agee sostiene que “una civilización que por cualquier razón relega una vida humana a una situación de desventaja; (…), no merece llamarse así ni seguir existiendo”. Era el verano de 1936 cuando lo escribía, y parece que, con el paso del tiempo, algunas cosas apenas han cambiado.

Y es que de desventajas, léase desigualdades, precisamente es de lo que viene a hablar este Viñetas de vida, que nace en el seno de Oxfam Intermón, en concreto de su campaña “Sí Me Importa“, en una maravillosa iniciativa que pretende aunar arte y denuncia social y de la que subyace una lectura positiva: la Cooperación al Desarrollo, castigada cruelmente a una reducción del casi 70% en los últimos años en España, no solo funciona, mejorando la situación de quienes la reciben, sino que además salva vidas.

0

Ítaca, de Constantino Cavafis

itaca-196x300Supongo que comenzar esta reseña diciendo que amo la literatura es contar algo que se da por supuesto. Y aunque para mí la función principal de la literatura es la de entretener, un libro que me divierta y además me haga pensar, es un regalo doble. Un libro divertido, evocador y con unas bellas ilustraciones es un regalo triple, y si además le añades una edición de buena calidad, con tapa dura, papel agradable al tacto e ilustraciones a color, ya estamos hablando de una joya literaria.