Cicatriz, de Juan Gómez-Jurado

1-194x300La verdad es que al principio me extrañó un poco el hecho de que Juan Gómez-Jurado hubiera cambiado de editorial para el lanzamiento de su nueva novela, pero cuando vi el precio de su versión digital, todo encajó dentro de mi cabeza. Juan sigue sorprendiéndonos, no solo con las tramas de sus obras, sino también con su incesante lucha por hacer la lectura asequible al gran público.

En una novela como ésta podemos pensar que vamos a ir por los cauces habituales del thriller, pero en Cicatriz, nada es lo que parece. Juan Gómez-Jurado publicó en Twitter la frase con la que empieza su historia: “Mi primer error fue enamorarme de ella”. Y tras ese error, vienen muchísimos más. Simon Sax es un informático de Chicago que parece vivir el sueño americano. Un algoritmo que puede cambiar el mundo del procesamiento de imágenes, está a punto de convertirle en una de las personas más relevantes y más ricas del panorama tecnológico actual, pero algo fuera de su control le hará darse cuenta de que su nueva novia, Irina, no es lo que él pensaba. Un informático con principio de sociopatía, su hermano Arthur, un amigo abogado, una novia de un país del Este, militares rusos y unos cuantos personajes más, se verán envueltos en una trama de misterios, mentiras, crímenes, dramas personales y varios litros de sangre que harán que no sepas quién es quién hasta que termines la última página de la novela.

El autor nos lleva en esta ocasión desde los suburbios en los que se mueve la Mafiya de Chicago, hasta las montañas de Afganistán, pasando por Ucrania y la estepa rusa. Las historias de sus personajes se van entrelazando con precisión de relojero, dejando claro que Juan deja poco margen de maniobra a la improvisación. Como buen escritor “de mapa” ,como a él le gusta denominarse, el autor tiene al lector donde quiere en cada punto de la novela, y eso es algo de lo que muy pocos autores pueden presumir.

¿Hasta donde estarías dispuesto a llegar por la persona a la que amas? ¿Conoces realmente a la persona con la que duermes? Esas son dos de las preguntas que están flotando sobre el argumento del libro durante todo su desarrollo.

Lo que si merece la pena destacar de esta obra es la calidad de sus personajes. El autor amerita la creación de unas figuras que generan una oleada de sentimientos que barren todo el espectro existente entre la pena y la rabia. Destacar a Irina, que es uno de los personajes más complejos que he leído nunca, hasta el punto de que hay momentos en los que no sabes si el protagonista de la historia es Simon o ella misma. Esa dicotomía entre protagonista y antagonista cambia tantas veces de lugar que te hace dudar de qué lado estás. No obstante, por gustos personales, me quedo con El Afgano. Para mí, este personaje, es uno de los personajes mejor construidos que me he encontrado en los últimos años. Personajes duros, con aristas, algunos inteligentes, otros estúpidos, pero todos con un denominador común: son creíbles hasta el punto de llegar a parecer reales. Y el más real de todos es es protagonista: Simon. Un personaje con el que empatizas desde la primera página, pero al que el autor envuelve en un aura que hace que no sepas si debes fiarte de él. Aunque lo intuyes, nunca sabes cómo va a reaccionar. Juan Gómez-Jurado hace que los personajes se guarden para sí, parte de su propia personalidad, haciendo de la novela algo mucho más sutil y complejo de lo que puede apreciarse a primera vista. Cicatriz es mucho más que una novela fácil de leer.

Quisiera destacar un aspecto del libro y tengo que reconocer que, hasta que no he terminado la segunda lectura de la novela no me he dado cuenta, pero Juan Gómez-Jurado juega con nosotros. Esa sensación de que las páginas se te pegan a los dedos y esa ansiedad por conocer el final de la historia, hacen que pasemos por alto una gran cantidad de pistas falsas y de mentiras con las que el autor ha salpicado toda la trama. Es algo así como unas arenas movedizas en las que más nos sumergimos cuanto más queremos adelantarnos a lo que va a pasar. Es un desafío intelectual que nos brinda el autor y que perderemos siempre que juguemos en un tablero que él haya dibujado.

Juan Gómez-Jurado también hace un selectivo uso de la metáfora en diversos pasajes de la trama, y deja la novela plagada de frases muy potentes que resuenan en tu cabeza mucho después de que la termines. Espero que al autor no le importe que cite un par de ellas a modo de ejemplo:

“Lo que más le horrorizó fueron los ojos del sargento Kosogovski, que le contemplaban con la mirada vacía de quien ha jugado con la Muerte al ajedrez y no ha regresado con todas las piezas .”

“Pagamos por la esperanza de obtener libertad, vida eterna, remedio contra el cáncer, tres cerezas en la máquina tragaperras y abdominales perfectos. Cuando caen las lluvias, se precipitan los torrentes y soplan los vientos que derrumban la mentira y entonces… nos buscamos otra.”

Y ésta, a la que no he podido resistirme:

“Los escuderos, adláteres y secundarios, en general, cumplen una función demasiado valiosa como para ascenderlos, y si no pregúntenle a Batman por qué no manda a Robin a un internado a Suiza que tenga buenos psicólogos.”

Podríamos seguir citando pasajes pero ha habido algo que me ha gustado especialmente y es que, Juan ha sido capaz en esta obra de hacer algo que no está al alcance de muchos escritores: Narrar en presente y en primera persona una trama que transcurre en unas decenas de horas contadas en 576 páginas. Si a esto le sumas las frases cortas y el estilo directo del autor, tenemos una novela de las que te hace contener el aliento de manera inconsciente. Cicatriz es una historia de mentiras, una historia de amor, una historia de violencia y una clase magistral de historia. Un ritmo alto y un lenguaje cuidado. Una función específica para cada frase en cada momento y una manera de acabar los capítulos que hacen que automáticamente pases a la siguiente página son la receta que usa Juan Gómez-Jurado para tenerte completamente pegado a las páginas del libro.

Conforme te vas acercando al final, te das cuenta de que tienes más dudas en la cabeza que páginas te restan por leer y en ese terreno Juan Gómez-Jurado se desenvuelve de maravilla cerrando el círculo sin perder calidad. Y es que creo que no hay peor final que el que no está a la altura del principio, pero esto aquí, desde luego que no ocurre.

En definitiva, creo que Juan Gómez-Jurado nos ha regalado una historia que engancha, magistralmente contada y sabiendo dosificar como nadie la cantidad de información que hay que darle al lector. Una novela muy compleja pero muy fácil de leer, que hace que lo primero que pienses cuando la terminas es que no sabes qué vas a leer hasta que se publique su próximo libro. En definitiva, una gran novela que todo el mundo amante del género debería leer. Un thriller de matrícula de honor.

 

Descargar

You may also like...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.