AntiaéreA, de varias autoras

AntiaéreATítulo: AntiaéreA
Autoras: Carmen Camacho, Alicia García, Hermanas del Hambre (Elisa Berna y Charo de la Vega) Marta Navarro, Chus Pato, Inés Póvar, Miriam Reyes y Sandra Santana
Editorial: Pregunta
ISBN: 9788494304484
Poemas: 160

 Nueve mujeres que escriben poesía.

Nueve mujeres que comparten un día su estado poético. Un día cualquiera en que deciden querer una poesía con la cabeza en la tierra y los pies en las nubes, y como dice Elvira Lozano en el prólogo, el futuro del que hablaba Celaya ya está aquí, o por lo menos, añado yo, se acerca. Cuando las mujeres se reúnen para ser y estar poetas, o poetisas, sin remilgo alguno, algo en el mundo está cambiando.

Elisa Berna

Escucha atentamente mis palabras:
voy a ponerme a tiro.
Voy a manchar de sangre la nieve
o la dolorosa flor de los algodoneros.
Voy a tirarme al río antes
y una vez satisfecho
le daré la espalda a tus azotes
abriré mi pecho a tus balazos.
Te prometo una cosa:
voy a dejarlo todo perdido
y encima sobreviviré.

 

Susana Rosique

(Imagen de Susana Rosique)

Sí, hoy vengo a hablar de poesía … No, no, hoy no hablo, solo copio y pienso en ellas

Alicia García

Mi cuerpo es
un mapa de cicatrices
y tatuajes, lo cruzan letras,
algunos símbolos, muertos
que no desaparecerán.

Mi sangre transporta tinta,
Afanada, queriendo ser escrita.

La vida de muchas mujeres vemos que va marcada de cicatrices … Sigamos con ellas de la mano de Marta Navarro

En mi barrio hay de todo.
Incluso hay un afilador de cicatrices.
Trabaja de noche y en silencio.
Mañana le preguntaré el precio.

Chus Pato, nos adentra en su “Finisterre” particular

Sé que la nada se extiende hasta el confín, donde mi aliento se quiebra. La nada es mi boca, por la boca entran los estremecimientos de la carne. Algo, alguien, contrae mi boca, extiende la nada, enuncia lo impronunciable, un sujeto, yo. Algo, alguien, emite una prohibición…

Inés Povar que me acerca al maestro de maestros de poetas

Machado y sus días azules
y yo y mis días blancos
y aquel poema inacabado
al que le sobrevino la muerte….

Que no hay poeta que no te lleve a otra poeta , ni poeta, como Miriam Reyes, que no necesite … Lo que todo cuerpo necesita

Necesito que amen sin escrúpulos.

No quiero amor refinado
lo quiero crudo espeso sucio completo

bien del fondo de la tierra
bien de animales muertos y descompuestos

Y encuentro a Sandra Santana que me empuja a meter la mano en el bolso de las palabras donde descubro que

“El amanecer diario le parecía una dinámica absurda e inevitable. Sólo en momentos de máxima felicidad el miedo se apoderaba en ella: sentía cómo la materia de sus latidos consistía en una cáscara de indivisible grosor que podría romperse (Cruzar en el momento equivocado, nadar demasiado lejos de la orilla) debido al más mínimo movimiento”.

Acabamos el libro y este pequeño recital improvisado de la mano y las palabras de Charo de la Varga que nos anima a decir porque lo que no se dice …

Silencios

Lo que no se dice
nos pellizca los párpados,
y tenemos que cerrar los ojos
para que no eche las ramas ahí afuera.

Lo que callamos
extiende sus raíces por las venas,
tan real y corpóreo
como el soplido que aviva el incendio

Lo que no te digo,
permanece viajando entre la piel y la carne
en un murmullo de erizos.
Y algunas veces
Crecen tanto sustillos, que se nos acaban desbordando
Una insurrección de flores mudas
Desde las yemas de los dedos.

Y así, poemas y poetas, y mujeres y mejores que van pasando por las páginas que sostengo y leo y siento, y pienso y soy y estoy… No podía dejar de hablaros un rato de lo importante que es la poesía para el alma humana, y aquí estoy compartiendo golosinas.

Descargalo:
Lapanterarossa

You may also like...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.